El posicionamiento natural en buscadores es una de las tareas más importantes para cualquier empresa que quiera tener presencia en internet. Los buscadores son actualmente la principal fuente de información para la mayoría de los internautas. Según la última Macroencuesta Navegantes en la Red, promovida por la Asociación para la Investigación en Medios de Comunicación (AIMC) de 2009, la actividad más realizada por los internautas es la de búsqueda a través de estos servicios (95,8%).

De estos resultados se desprende que los buscadores son el primer punto de contacto entre empresas y posibles clientes en la red. Si a esto le añadimos que el 80% de los internautas sólo visitan los tres primeros resultados de una búsqueda, la estrategia de posicionamiento se convierte en una actividad fundamental para cualquier empresa.

Ese deseo ha llevado desde siempre a intentar acortar el camino del éxito. Pero esa actitud no gusta a los buscadores y cuando las descubren, las penalizan. Como en España más del 95% de las búsquedas se realizan a través de Google vamos a presentar las principales acciones que penaliza este buscador:

Cloaking. Consiste en mostrar páginas distintas para los robots de Google que para los usuarios que visitan el sitio.

Texto oculto. Se esconden meta tags, textos y enlaces que no pueden ver los usuarios, pero sí los robots de búsqueda.

Páginas puerta creadas para los buscadores. Se trata de diseñar páginas muy optimizadas de código, casi ilegibles, y una vez el usuario entra es redirigido a otro sitio.

Dominios sombra. Algunas empresas SEO usan enlaces de distintas webs que han hecho para posicionar otra.

Spam en blogs. Usado por los spammers. Se Insertan en los comentarios de los blogs como nombre las palabras clave, y como enlace el de la página web que se quiere promocionar. Solucionado gracias al nofollow en los comentarios

Páginas duplicadas. Se construye una o más páginas que enlacen a otra con el mismo contenido, dando importancia a esta última.

Link Farms. Algunas webs ofrecen enlaces a tus páginas de manera gratuita. El engaño está en que venden tus datos, como el e-mail que les has facilitado, a terceras empresas de spam. En este caso no te penalizan a ti, que eres el que te has registrado, sino a ellos, que usan de manera poco étical tus datos.

¿Y en qué consisten las penalizaciones? Aunque no se sabe a ciencia cierta, ya que es uno más de los secretos del buscador, parece ser que entre los castigos a los infractores están:

Penalización -30. La posición para ciertas búsquedas baja 30 puestos.

Penalización -60. En esta ocasión el castigo supone bajar el doble de puestos.

Penalización -950. Las búsquedas de coincidencias casi literales suponen ocupar los últimos puestos de los resultados de búsqueda.

Expulsión del índice. Es imposible encontrar en Google cualquier página del dominio penalizado. No estás en Google, ergo no existes.

Share This
Suscríbete y te mantendremos informado

Suscríbete y te mantendremos informado

Suscripción exitosa