Cuando decidimos emprender un negocio, uno de los primeros pasos en los que pensamos es en su identidad digital. Dependiendo de su naturaleza, abriremos una web corporativa y valoraremos la presencia en diferentes redes sociales, entre otras acciones.

Lamentablemente, por muy bonita que sea nuestra web, no es suficiente. Se calcula que en el mundo hay alrededor de mil millones de páginas (en España, según datos de dominios.es existen casi tres millones y medios de dominios registrados).

Por ello, una de las recomendaciones que solemos hacer a nuestros clientes es la integración de un blog corporativo en su web. Así, no sólo mejoraremos el posicionamiento de nuestra web, sino que abriremos un canal de comunicación con nuestros potenciales clientes.

En cuanto al primer aspecto, el blog es la parte de nuestra página que nos permitirá incluir nuevos contenidos actualizados, cosa que gusta mucho a los buscadores. Pestañas como la descripción de la empresa o del equipo, no invitan a grandes modificaciones una vez redactadas correctamente.

Pero no debemos afrontar el blog como un mero complemento de nuestros productos o servicios. Lo interesante es abordarlo como un recurso en el que, de manera más o menos relajada, tratemos temas relacionados con nuestro negocio. Nosotros lo entendemos como un espacio de reflexión, y también para compartir conocimiento.

Esta última opción es muy interesante porque sirve, más allá de las palabras, para demostrar lo que sabemos sobre los temas que nos atañen profesionalmente. Por poner un ejemplo, en Niusleter.Com contamos en nuestros posts lo que sabemos sobre redacción de contenidos y redes sociales, por si alguien lo quiere intentar por su cuenta.

No obstante, si finalmente decidimos abrir nuestro blog corporativo, hay una serie de consideraciones que deberemos tener en cuenta. En primer lugar, debes tener claro que los resultados no van a ser inmediatos. Un blog corporativo es un trabajo que dará sus frutos a largo plazo.

El interés que generen los contenidos, la frecuencia de publicación y las estrategias que utilices para darlo a conocer, serán claves para cumplir tus objetivos, que generalmente pasarán por atraer una mayor cantidad de tráfico a tu web y el posicionamiento de tu marca como referente.

Por otro lado, debes tener en cuenta la responsabilidad que implica mantener un blog corporativo. Los textos, además de tener interés y contenido fundamentado, deben estar correctamente escritos. Además debes prestar especial interés al titular, un elemento fundamental para animar a la lectura del contenido.

Share This
Suscríbete y te mantendremos informado

Suscríbete y te mantendremos informado

Suscripción exitosa