Tu página web corporativa funciona como el escaparate de tu negocio, sobre todo si no tienes un espacio físico abierto al público. Y como cualquier otro escaparate, una de sus funciones tiene que ser la de vender tus productos o servicios.

Para ello, tu web debe guardar un equilibrio entre diseño y contenido. Normalmente buscamos tener la web más espectacular, la que más llame la atención, la más original… Y centramos todos nuestros esfuerzos en su aspecto visual.

Parece lógico, porque nuestra intención es atraer a potenciales clientes y la imagen es un recurso fundamental. Pero en muchas ocasiones nos olvidamos de otro elemento tan importante o más: los textos que tienen que aparecer en nuestra página web. Es un asunto que suele dar pereza y que dejamos para el final. De hecho, muchos diseñadores crean nuestra web con el famoso Lorem Ipsum y nos piden que, cuando podamos,  les pasemos los contenidos, sin ofrecernos ese servicio.

Tu página web corporativa funciona como el escaparate de tu negocio. http://ow.ly/r2R1309Wgj6 Click Para Twittear

Y se los entregamos, en el último momento, y con lo que se nos ha ocurrido (que no suele ser gran cosa) cayendo en los tópicos y típicos comunes… Grave error. Por un lado, los buscadores siguen indexando las páginas principalmente a través de los textos y cada vez prestan más importancia a la calidad de estos, teniendo en cuenta, no sólo las palabras clave, sino también el uso de sinónimos que enriquezcan el resultado final. Por otro, por muy bonita que sea la página si el visitante no lee algo que le convenza y le atrape, al tiempo que le demuestre nuestra profesionalidad, en pocos segundos, buscará otra opción entre las miles que tiene a su disposición.

Para escribir unos buenos textos es conveniente que diseño y contenido vayan de la mano y se desarrollen al mismo tiempo. Además, lo que escribamos estará en función de las palabras clave que seleccionemos. Y aunque sobre este tema hay mucho que hablar, la recomendación más importante que te podemos dar es que no te obsesiones y redactes un texto fluido, inteligente y, si es posible, con sentido del humor.

Al describir tu empresa o tu proyecto no te des más importancia de la que tienes, porque dará como resultado un texto engolado y falso. Tampoco hace falta que lo pongas todo en la web. Como en los buenos guiones cinematográficos, no hay que contarlo todo, por el contrario, debemos provocar en el visitante la necesidad de que contacte con nosotros.

Evita también caer en los lugares comunes como el tan manido trato personalizado que se anuncia por doquier, cosa que, por otra parte, como clientes presuponemos que nos van a dar. Y dispón de un espacio, lo más habitual es un blog, que te sirva para actualizar textos y por tanto, que los buscadores te sigan indexando nuevas páginas. Por supuesto olvídate de las frases largas y subordinadas. Y tampoco te excedas. No se trata de escribir la segunda parte de Anna Karenina…

Pero la redacción de los textos no consiste sólo en escribir, o nosotros no concebimos que sea la única tarea. Es algo que debe estar íntimamente ligado también al mapa web de nuestro sitio. Y por favor, no lo diseñes con el típico quiénes somos, inicio y contacto. Y si es lo que quieres (o crees que necesitas) por lo menos cámbiale de nombre…

 

 

Share This
Suscríbete y te mantendremos informado

Suscríbete y te mantendremos informado

Suscripción exitosa